El movimiento Vivo del Mecanismo Respiratorio Primario (MRP)

El movimiento Vivo del Mecanismo Respiratorio Primario (MRP)

Los pacientes me preguntan por qué apoyo las manos tan suavemente sobre su cuerpo, quieren saber qué es lo que hago, porque a simple vista, parece que no estoy haciendo nada. Y cuando les digo “tus tejidos me cuentan” muchos me miran asombrados y piensan que soy una suerte de adivina.

Pero no soy una adivina, lo que hago es “escuchar” a través de un contacto suave al Mecanismo Respiratorio Primario (MRP), que es una actividad móvil que se manifiesta como un micro movimiento en todas las estructuras de nuestro cuerpo y se da de forma autónoma e involuntaria.

El MRP es el elemento esencial en la sesión, a través de él, los osteópatas percibimos cómo está la vitalidad de tu sistema, nos guía para saber dónde tenemos que trabajar para aliviar el síntoma que te trae a la consulta, y al mismo tiempo actúa como el agente sanador activando las fuerzas de autocuración que tiene nuestro organismo.

Entrar en contacto con este mecanismo, te sana, te equilibra, te alinea y te saca mucho peso de encima. El MRP es el componente del pilar cráneo sacro, es la música viva, es el color, es la vida. Y también me gusta llamarle cariñosamente “la alegría de la osteopatía”.

De pilar cráneo sacro te hablo con más detalle en el artículo “El sistema cráneo sacro un pilar de la osteopatía”.

Su anatomía y funcionamiento

Las partes anatómicas que conforman este mecanismo y que le dan vida, para decirlo de alguna manera, son el sacro, la columna vertebral, los huesos del cráneo, el cerebro, la medula espinal, las meninges y el líquido cefalorraquídeo. Estos componentes se miran como una unidad y nunca como partes separadas.

La actividad de estas estructuras en conjunto da como resultado un movimiento al que se le llamó Mecanismo Respiratorio Primario, es una actividad móvil, rítmica, armónica, potente y vital. Se da de forma autónoma e involuntaria. Su función es dar movimiento a la totalidad de nuestro organismo, llevando vida y salud a cada rincón de nuestro cuerpo a través del líquido cefalorraquídeo.

El padre de la osteopatía Dr.  Andrew Taylor Still dijo “El libre fluir de la sangre garantiza el estado de salud, mientras que los trastornos circulatorios locales o generales producen la enfermedad”. Y su alumno, el osteópata William G. Sutherland, agregó “La regla de la arteria es suprema, pero el líquido cefalorraquídeo está al mando”.

¿Te das cuenta de la importancia de este fluido?   

Para que MRP se manifieste en salud y armonía es esencial que todos sus componentes estén libres de tensiones o restricciones, ya que cualquier disfunción que se presente condiciona su actividad rítmica y armónica, siendo esto tierra fértil para la enfermedad y trastorno variados

El MRP, un puente hacia vos

Ahora ya sabés que es el MRP, cuáles son sus componentes y su función. Te comenté que, para mí como para muchos osteópatas que conozco, el MRP es el elemento principal en toda sesión de osteopatía, ¿pero por qué?

Porque es un mecanismo que comunica a través de sus diferentes ritmos y amplitudes, es como un puente que me une hacia vos y tus tejidos, me cuenta la historia, los detalles de cada una las estructuras de tu cuerpo en particular y de la totalidad de tu organismo en general.

Y tiene dentro de si todo el Potencial para activar las fuerzas de autocuración y autorregulación de las que tu organismo dispone. 

El MRP se percibe en todos los tejidos, desde huesos, músculos, tendones y órganos, hasta en los líquidos corporales, y se diferencia claramente de los movimientos fisiológicos de la respiración pulmonar y de la actividad cardiovascular.

En la palpación y la percepción del MRP, se hace lo que llamamos una “escucha” con las manos, y así se establece un diálogo con los tejidos, que se usa tanto para el diagnóstico osteopático como para el tratamiento. Así nos damos cuenta en qué lugar del cuerpo tenemos que trabajar y acompañar. Los osteópatas de la línea fluido energética y biodinámica estamos entrenados para percibir los diferentes ritmos del MRP.

Una escucha suave, tranquila y serena hace que la Vitalidad intrínseca de todo tu sistema comience a equilibrar y sanar todo lo que sea necesario para vos. Dijo el querido osteópata William. G. Sutherland:

Permite que la función fisiológica en el interior de los tejidos manifieste su infalible potencia en vez de utilizar una fuerza ciega desde el exterior.

Hacía hincapié la necesidad de un toque ligero: “suave, suave con dulzura… igual que cuando un pájaro se posa en una rama”

 ¡Que hermoso legado!

Ahora que conoces este mundo de movimientos y expresiones sutiles, te podrás dar cuenta de la importancia del toque suave y la escucha tranquila, y que yo no hago ninguna magia, sino que la magia está dentro tu cuerpo.

Con amor Patricia.

Top