Equilibrándote - Osteopatía para adultos

Osteopatía para adultos

¿Cómo son las sesiones de Osteopatía?

En la primera sesión hacemos una anamnesis, término de origen griego que significa “recordar”, “recolectar”, “rememorar”. Traemos al presente datos y sucesos del pasado que nos ayudan a comprender el porqué del síntoma que se trae a la consulta. Muchas veces, desde este punto inicial se empieza a tomar conciencia, se logra una conexión con el posible origen del síntoma, constituyendo así un proceso enriquecedor. En este diálogo tenemos en cuenta cómo duele, cuánto, cuándo; operaciones, accidentes, caídas, enfermedades reiteradas, cambios inesperados, separaciones, nacimiento propio o de los hijos, si es el caso.

Las sesiones se realizan con ropa y por medio de un toque suave se hace un chequeo de todas las estructuras anatómicas y de los sistemas del cuerpo. A partir de ahí, la vitalidad y la inteligencia del cuerpo nos van guiando para encontrar la causa que está originando el desequilibrio. Muchas veces, la causa puede estar alejada del lugar del síntoma o la lesión.

Somos una unidad: las estructuras de nuestro cuerpo están relacionadas a través de articulaciones, uniones o cadenas musculares, viscerales y miofasciales. El osteópata busca en qué lugar de ese gran engranaje se encuentra la tensión primaria que está originando que el cuerpo mande señales de alarma a través del dolor.

Cada uno de nosotros es único, por eso no existe una regla única. Parados sobre este paradigma hacemos la “escucha” de los tejidos. Ellos nos hablan, nos cuenta el recorrido que podemos hacer para desandar el camino por donde entró y se alojó la tensión. Cuando prestamos atención, nos relajamos y escuchamos los tejidos, estos nos guían sabiamente, al paciente y terapeuta, a liberar la tensión.

Cuando esta tensión primaria se va, cuando liberamos las barreras, todos los líquidos de los ríos de la vida del cuerpo empiezan a circular libremente, limpiando, barriendo los residuos, dando lugar a que lleguen e inunden el cuerpo los “medicamentos” de ese “laboratorio natural” alojado en cada ser, como decía el padre de la osteopatía, el querido Dr. Still. Ese “laboratorio” está hecho a la medida de cada persona, en la dosis perfecta para cada necesidad.

El cuerpo es la farmacia de Dios. En él se encuentran todos los líquidos, los medicamentos, los aceites hidratantes, los opiáceos, los ácidos, las bases y todas la sustancias curativas que la sabiduría de Dios consideró necesarias para mantener la salud y la felicidad del hombre. – Dr. Andrew Taylor Still

¿En qué casos podés tomar sesión?

  • Si sufrís dolor de cabeza frecuente, migrañas, mareos, vértigo, trastorno del sueño.
  • Problemas hormonales.
  • Trastornos de visión y oído.
  • Trastornos respiratorios frecuentes: bronquitis, asma, enfisema.
  • Si te duelen las articulaciones, si hay artrosis, esguinces, contracturas, dolor de espalda, escoliosis, hernias en la vértebras, dolor en las cervicales, dolor en los hombros, lumbalgia; dolor de pierna, de pie.
  • Si hay trastornos digestivos, molestias que aparecen durante la digestión o en la eliminación: digestiones lentas y pesadas; inflamación de la panza, del estómago, del hígado; náuseas, vómitos, acidez, reflujo, estreñimiento, colon irritable, gases.

¿Cuántas sesiones son necesarias?

Somos únicos, por eso no hay un tiempo determinado para la curación, ni números de sesiones preestablecidas. Pero, no se necesitan muchas sesiones para trabajar un síntoma. Algunas personas se curan en una sesión, otras necesitan hasta cuatro.

Las sesiones pueden hacerse cada 2 semanas, pero generalmente el intervalo entre una sesión y otra es de 3 a 4 semanas. ¿Por qué esto es así? Porque el cuerpo necesita un tiempo para restablecerse, adaptarse al nuevo equilibrio. Pasado ese tiempo, volvemos a trabajar, si es necesario, partiendo del nuevo equilibrio para alcanzar un grado mayor. Es vital respetar este espacio de tiempo en el que las “partes se acomodan”, ya que si no se respeta eso, los tejidos a veces se molestan, se irritan.

¿Qué es un trastorno para la Osteopatía?

Un trastorno es una disfunción, una irregularidad, un desorden, un desarreglo, una alteración en la función de alguna parte del cuerpo. La osteopatía se ancla en el paradigma de que todo desarreglo se puede arreglar, todo desorden se puede ordenar, toda irregularidad se puede regularizar. El cuerpo dentro de sí, tiene el potencial para volver al equilibrio en la medida que sea posible para él y en la medida en que se lo permitamos.

¿Qué es la enfermedad? ¿Qué es la salud? Hacernos estas preguntas, flexibilizar nuestras creencias, ponerlas en duda y experimentar nosotros mismos la respuesta, puede ser el camino para curarnos y alcanzar el equilibrio.

 

Combiná una sesión en Buenos Aires
Top
768 a 983
480 a 767
479